Técnica del amamantamiento materno

Amamantar es algo instintivo para los mamíferos, pero en las madres humanas tiene, además, un componente cultural y de aprendizaje importante.

  1. Poner al bebé al pecho en cuanto nazca
    Es importante estimular el contacto piel a piel en estos primeros momentos, ofreciéndole el pecho aunque el bebé no muestre mucho interés por mamar.
  2. Dar de mamar día y noche, cada vez que el bebé lo pida y hasta que quede satisfecho
    El principal estímulo para producir leche materna es la succión del bebé. Cuanto más mama, más y mejor se vacía. Lo ideal es que dure hasta que el bebé lo suelte plácidamente.
  3. Colocar todo el pezón lo más adentro posible de la boca del bebé
    Facilita la succión y ayuda a mantener los pechos en buen estado. Comprobar siempre al comienzo de la toma y atraer suavemente el bebé hacia el pecho.
  4. Dar de mamar en una posición y lugar adecuados
    • Colócate en una postura cómoda, apoyando la espalda y los brazos. Si es posible, que te pasen el bebé cuando estés bien situada.
    • Su boca y su nariz tienen que estar frente a tu pezón, sin tener que girar la cabeza, con su cuerpo en línea recta contra el tuyo, dándole apoyo por la espalda y las nalgas.
    • Ajusta tu pecho para que toque el mentón y la nariz de tu bebé, sin oprimirlos, y comprueba que abre la boca ampliamente y coge mucho pezón.
  5. ¡Disfrútalo!
    Si sientes dolor, separa al bebé suavemente e interrumpe la succión para no lastimar el pezón; introduce tu dedo meñique en su boca para que suelte el pezón suavemente. Inténtalo de nuevo. En las primeras semanas, se puede necesitar repetir con frecuencia estos pasos, pero tú y tu bebé encontraréis el mejor modo y la postura óptima con un poco de práctica. Si hay alguna dificultad, consulta con el personal sanitario para que observe la técnica empleada y corrija lo que sea necesario.
    Escuchar y sentir que el bebé traga y no se le hunden las mejillas son formas sencillas de comprobar que el bebé mama satisfecho. Espabílalo algo en los momentos de relajación que siguen a los períodos de succión vigorosa, hablándole y presionando con un dedo suavemente su mejilla.
  6. Durante los primeros seis meses sólo debe tomar leche materna
    Ni agua ni otros líquidos, el bebé no necesita más líquido que el que obtiene de la leche de su madre. Antes de introducir los alimentos complementarios, se debe consultar con el pediatra.
  7. No ofrecerle chupete ni biberón, sobre todo al principio
    Es importante, porque una tetina no la chupa del mismo modo, y puede interferir en el aprendizaje de coger eficazmente el pezón.
  8. Otras recomendaciones que hay que tener en cuenta
    • Mantén una dieta saludable, equilibrada y rica en calcio y nutrientes (productos lácteos, pescado y vegetales variados). No hace falta incrementar las cantidades de comida.
    • No es necesario lavar el pecho después de cada toma. Basta con la ducha diaria.
    • Bebe bastante agua y otros líquidos. Limita la cafeína y el alcohol, ya que pueden pasar a la leche y no aumentan la producción de leche, como se cree.
    • No fumes. Éste es un momento buenísimo para dejarlo.
    • Prácticamente cualquier mujer es capaz de amamantar a su hijo sólo con su leche. Las diferencias de tamaño del pecho suelen deberse a la cantidad de grasa que contienen y no a la cantidad de leche que producen.
    • No tomes medicamentos sin control médico.
    • Haz ejercicio físico diario y, en los primeros meses, los propios del posparto.
    • Recuerda que la lactancia no es un método anticonceptivo. Durante la lactancia es posible tomar anticonceptivos hormonales –píldora–, aunque en algunas mujeres puede afectar a la producción de leche. Consúltalo con tu médico.

¡ATENCIÓN!
Si notas dolor y el bebé no abre mucho la boca o pone los labios para dentro, hunde las mejillas o hace ruidos al mamar, este modo de amamantar, además de doloroso, suele ser poco eficaz. Es mejor soltarlo e intentar otro agarre, introducir un dedo por la comisura de su boquita para deshacer la ventosa y no dañar el pecho.

Nuestra prioridad, tu garantía
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio